fbpx

Las cinco dimensiones del bienestar personal

Objetivo

Analizar la interconexión entre la esfera personal, social y planetaria del ser a través del análisis de cinco dimensiones: física, emocional, cognitiva, relacional y espiritual de cada uno.

60 minutos

Concentración, atención plena, disposición, una campana, un instrumento o un sonido similar desde el celular o computador.

Paso a paso

Responderemos las siguientes preguntas: ¿Qué resuena contigo? ¿Qué preguntas te estás haciendo?

Vamos a explorar las cinco dimensiones del ser en donde analizaremos aspectos físicos, emocionales, intelectuales, racionales y espirituales. 

El ejercicio será en parejas y es una invitación a explorar cómo se sienten estas dimensiones para cada uno y que lo compartan con quien realizan el ejercicio. 

Así es como funciona:

Siéntate cara a cara con la otra persona, con los pies cruzados, tocando sus rodillas, cuenta dos minutos por actividad y lee las siguientes instrucciones:

  1. Comencemos con la dimensión física del bienestar:

Uno de los principios centrales del bienestar y de este ejercicio es la capacidad de estar presente: estar aquí en este momento y en este cuerpo físico. La pregunta que vamos a hacernos es: ¿qué estoy notando ahora (en mi cuerpo físico)?

Una persona hablará durante 2 minutos y la otra será el oyente y luego cambiarán papeles. El papel del oyente es escuchar con el corazón abierto. Dar con generosidad su atención plena al ser humano que tienes enfrente y que te está compartiendo su sentir. 

La campana les indicará cuándo empieza y acaba el tiempo de cada uno.

La persona que se despertó más temprano hoy es la primera en hablar. 

Puedes notar:

Reino interior (experiencia directa dentro de nuestro organismo): sentir la respiración, la sensación física, el estado de un sentimiento (calma, ternura, cansancio) o de una emoción (alegría, dolor, rabia, anhelo, etc)

Reino exterior (percepción directa de algo más allá de nuestro organismo): Ver, oír, oler, tocar, saborear.

Reino de la mente y el pensamiento (qué hacemos con nuestra experiencia): El lugar de la actitud y el punto de vista (recordar, significar, contar historias, analizar, ensayar, imaginar, juzgar)

Para darnos cuenta que el estado de la dimensión física es un constante cambio, no hay una “respuesta correcta”. Simplemente practica poner tu atención en el cuerpo físico y comparte lo que notas, momento a momento.

La persona uno comienza:

  • Lo que estoy notando en mi cuerpo ahora es frío… Siento el viento que toca mi cara…
  • Me doy cuenta de que ahora se me eriza la piel… y de nuevo…
  • Estoy notando que suenan pájaros alrededor… Me molesta el ruido de un mosquito en mi oído…

Al terminar agradecemos al otro por compartir. 

  • Si notas que estás ansioso o raro con este ejercicio, puedes decir que estoy notando que estoy raro en este momento. 
  • Si estás atascado o no tienes claridad, levanta la mano y yo me acercaré a ayudarte.

Date espacio y tiempo. Esta no es una competencia sobre cuántas cosas puedes notar en 2 minutos. Pausar está bien, estar en silencio está bien, expresar y mover el cuerpo está bien.

Toca la campaña y cuenta 2 minutos para el compañero 1.

Haz una pausa corta y toca de nuevo la campana para empezar los 2 minutos para el compañero 2.

Toca la campana y agradece por este compartir.

  1. Dimensión emocional:

Las emociones son una experiencia de estado. Una experiencia de estado es una experiencia temporal y, al igual que el clima, las emociones cambian. Son cambiantes.

Mi bienestar emocional depende de ser fluido con mis estados emocionales, dejándolos ir y venir, para no quedarme estancado donde el estado emocional se convierte en un estado de ánimo.

Hoy, por ejemplo, experimenté una variedad de estados emocionales, algunos bienvenidos, otros menos bienvenidos o incluso incómodos. 

¿Quizás ustedes también experimentaron emociones, quizás miedo, ansiedad, felicidad, optimismo? ¿Qué nombre le darían a los estados emocionales que experimentaron en el camino hacia aquí? Observen su estado emocional en este momento ¿Ha cambiado desde antes de comenzar?

Ahora, diríjanse a sus parejas y compartan lo que han notado acerca de experimentar y cambiar estados emocionales en ustedes mismos. 

La primera persona en hablar será la que viajó más lejos para estar en esta actividad.

Toca la campaña y cuenta 2 minutos para el compañero 1.

Haz una pausa corta y toca de nuevo la campana para empezar los 2 minutos para el compañero 2.

Toca la campana y agradece por este compartir.

  1. Dimensión cognitiva: La dimensión intelectual del bienestar integral.

Escuchemos a nuestras parejas, no solo dónde nuestro intelecto nos ha ayudado a tener éxito (eso es un hecho), sino que quizás sería más interesante pasar al otro lado y pensar: ¿A qué problema te estás enfrentando ahora que te lleva a los límites de tu intelecto? Piensa en un lugar donde no puedes pensar en cómo salir del problema y  donde el horizonte de complejidad es alto.

¿Pueden compartir con su pareja algún problema que están enfrentando que sea diferente de los problemas anteriores? Uno que no pueden resolver, o en un momento de la vida de cada uno donde tuvieron el reto de probar una solución.

Empieza la persona con mayor número de hermanos.

Toca la campaña y cuenta 2 minutos para el compañero 1.

Haz una pausa corta y toca de nuevo la campana para empezar los 2 minutos para el compañero 2.

Toca la campana y agradece por este compartir.

Estamos hablando de bienestar integral y la clave de que todas estas dimensiones son interdependientes es que si nos quedamos atascados con nuestro intelecto, podríamos recurrir a nuestro cuerpo o emociones, etc. En ese sentido, es importante que los tengamos todos en línea.

  1. Dimensión relacional:

Piensen en todas las relaciones que tienen en sus vidas.

En 3 dedos de su mano ¿Cuáles son las relaciones más significativas que tienen en su vida para su bienestar y por qué? Compartan una relación que sea positiva para su bienestar (que suma a su bienestar) y una relación con la que están luchando (lo cual es negativo para su bienestar, se lo está quitando).

Mientras compartan, respiran y reconozcan ambas relaciones en su vida. ¿Pueden encontrar un momento de gratitud y compasión por estas relaciones y las lecciones que traen a sus vidas?

Toca la campaña y cuenta 2 minutos para el compañero 1.

Haz una pausa corta y toca de nuevo la campana para empezar los 2 minutos para el compañero 2.

Toca la campana y agradece por este compartir.

  1. Dimensión espiritual:

Cierren los ojos por un momento.

Observen las sensaciones de las plantas (o el suelo) en sus pies. Fíjense cómo en este momento están sostenidos por sus caderas, por la tierra, por la gravedad, por el aire.

Tomen un respiro. Déjenlo ir. Observen lo que surge cuando escuchan la palabra “espiritual”. Con la próxima exhalación, dejen ir todas sus ideas, percepciones de lo que creen que es espiritual y lleguen más plenamente a este momento.

La siguiente parte de este ejercicio la vamos a hacer en silencio.

Abre los ojos y mira a los ojos de la persona sentada frente a ti durante todo el ejercicio.

¡Respiración! Observa lo que le sucede a su ser mientras permanece en contacto contigo en silencio. Imagina el viaje por el que ha atravesado este ser en esta vida. Los sufrimientos, la alegría, los logros, la tristeza … mientras te quedas aquí déjate impactar por este contacto.

Toca la campaña y cuenta 2 minutos para el compañero 1.

Haz una pausa corta y toca de nuevo la campana para empezar los 2 minutos para el compañero 2.

Toca la campana y agradece por este compartir.

Compartan con sus parejas lo que significa el bienestar espiritual para cada uno.

  1. Al final del ejercicio, hablen con sus parejas sobre su experiencia con este ejercicio. ¿En qué dimensiones le resultó más fácil conectarse? ¿Cuáles fueron un poco desafiantes? ¿Para qué dimensiones necesitas más bienestar? ¿Dónde hay falta de bienestar?
  1. Ahora, pueden juntarse con otra pareja y conversar sobre lo que les genera esta experiencia. ¿Cómo les fue?, ¿cuál fue cada experiencia?, ¿que están notando ahora?

Escuchemos algunas voces sobre sus experiencias con el ejercicio. ¿Qué descubrió cada uno sobre sí mismo y su bienestar?