fbpx

1. Busca un espacio cómodo y tranquilo en el que te puedas concentrar. 

2. Siéntate erguido, con las manos descansando sobre los muslos y las palmas de las manos mirando hacia arriba. La punta de tu dedo pulgar toca la punta de tu dedo índice.

3.Durante la sincronización mantén la cuenta del número de respiraciones tocando la punta de todos los dedos con el dedo pulgar.

4. A la par vas diciendo el mantra en sánscrito que dice “Aham”, que significa, “Yo” en el sentido más pequeño del cuerpo y de toda su historia asociada, como también del universo en sí mismo. Si no te sientes cómodo cantando “Aham”, también es posible decir en cada respiración  “Yo Soy”.

ETAPA 1 

Comenzaremos con la observación de la respiración. Respira de forma lenta y comienza estando totalmente presente en cada inhalación y exhalación. Por cada respiración que tomes, toca con el dedo pulgar la punta de un dedo. Así que para la primera respiración toca con los dedos pulgares el dedo índice de ambas manos. 

Para la segunda respiración toca con el dedo pulgar el dedo medio y  así sucesivamente. De esta manera vas a tomar ocho respiraciones completas. Si durante alguna respiración en particular tu mente se distrae, continúa tocando el dedo y trae tu atención de nuevo a la respiración. Continúa llevando la cuenta con los dedos.

ETAPA 2

En esta fase de la meditación de sincronización del alma, inhalas profundamente y al exhalar, haces el zumbido de una abeja. Tu zumbido debe ser lo suficientemente fuerte como para crear una vibración en la cabeza y el cuerpo. Cada vez que hagas el zumbido, vas a tocar la punta de los dedos con la punta del dedo pulgar y vas a hacer esto ocho veces, como en el paso anterior.

ETAPA 3

Ahora pasamos a la tercera fase de la sincronización del alma. Cuando respiras lentamente, se produce una pausa muy natural entre cada inhalación y exhalación.

Es una pausa minúscula que dura casi un segundo de duración. Presta atención sobre el punto en donde la inhalación termina y la exhalación comienza. Una vez más, vas a llevar la cuenta de tus respiraciones tocando las puntas de tus dedos. Vas a observar ocho pausas de la respiración de esta manera.

ETAPA 4

Pasemos a la cuarta fase de la sincronización del alma. En esta etapa, internamente cantas el mantra “Aham”. Deberás hacerlo muy lentamente durante ocho veces. Inhalas lentamente y en tu exhalación, susurras para ti mismo “Aham”. Continúa tocando lentamente la punta de tus dedos a medida que haces esto.

ETAPA 5

Vamos a pasar a la quinta fase. Toca el dedo índice con el dedo pulgar y mantén esta posición en tus manos. Siente o visualiza tu ser limitado expandiéndose en un ser cósmico. Imagina como tu cuerpo se disuelve en luz, sin ningún límite, sin ninguna limitación, en un campo infinito de la conciencia. Este es un campo ilimitado de posibilidades infinitas.

ETAPA 6

Ahora haz una intención para cualquier deseo que puedas tener en tu corazón, una intención que no cause ningún daño o sufrimiento a los demás ni a ti mismo. Puedes tener cualquier intención, puede ser para el cumplimiento de un deseo o para resolver un problema en tu vida. Visualiza y siente como si ya estuviera sucediendo en este momento y te sientes pleno y alegre. Lentamente repite esa intención para ti mismo tres veces.

Tome una respiración profunda y cuando estés listo puedes abrir tus ojos.

NOTAS: 

Todos estos pasos se encuentran descritos en los audios que encuentras a continuación, uno en español y otro en inglés.

https://drive.google.com/drive/u/0/folders/1Lr50CyZSTswSLuvnmEEGG3cMMjoaDSBq

AGRADECIMIENTOS: 

one world academy 

www. unserilimitado.com/

1. Empieza acostándote boca arriba, en una posición cómoda y cierra los ojos.

2. Toma una respiración profunda, sintiendo como el aire entra y sale de tu cuerpo. 

3. Toma varias respiraciones profundas que te permitan pasar del lugar en el que estabas hace unos minutos a concentrarte justo en el momento actual.

4. Cada vez que inhalas y exhalas siente cómo tu cuerpo se va relajando, sintiéndose tranquilo y liviano.

5. Ahora trae la atención a tu cabeza, fija tu atención en tu frente, tu cráneo… Observa tus ojos, tus mejillas, tus orejas, tu barbilla, tu quijada, y observa si alguna parte de tu cabeza sientes tensión, incomodidad o alguna sensación. Solo obsérvala con atención y lleva tu respiración a ese lugar. Observa cómo a través de cada inhalación y exhalación se relaja esa parte de tu cabeza.

6. Ahora enfócate en tu cuello, tus hombros, tu pecho… Si sientes alguna tensión lleva tu atención a ese lugar y relájate a través de la respiración.

7. Ahora lleva la atención a tus brazo derecho, desde el hombro, brazo, antebrazo, mano y dedos. Observa cada parte de tu brazo derecho. Nuevamente si sientes alguna sensación diferente, sólo obsérvala y concentra tu respiración en ese lugar.

8. Ahora pasa a tu brazo izquierdo, empieza por los dedos, las manos, el antebrazo, brazo, codo. Observa cada parte de tu brazo, llevando relajación y tranquilidad con tu respiración.

9. Ahora pasa del pecho a tu torso, siente como tus pulmones se expanden y contraen con cada respiración, sintiendo que estás aquí y ahora.

10. Ahora concentra tu atención en tu abdomen, siente cómo se expande con cada inhalación y se contrae en cada exhalación.

11. Ahora pasa tu atención a tu columna vertebral, a cada músculo de tu espalda. Recuerda que si encuentras alguna tensión o sensación diferente, lleva la respiración a ese lugar.

12. Baja por tus caderas, hacia la pierna derecha, muslos, rodilla, pierna, tobillos, pies, dedos. Visualiza cada parte de tu pierna derecha cada vez que inhalas y exhalas.

13. Ahora pasa a la pierna izquierda, empezando por los dedos, pies, tobillos, pierna, rodilla, muslo.

14. Ahora visualiza todo tu cuerpo, como si estuvieras fuera de él. Relájate con cada inhalación y exhalación, siendo consciente de cada parte y lo que sientes en este momento.

15. Haz una última inhalación lenta y profunda y exhala de la misma manera… Lento y profundo, liberando y sintiendo como tu cuerpo pasa a un estado de relajación completo.

16. Ahora empieza a ser consciente de este espacio en el que estás, ve moviendo poco a poco tus manos y tus pies, y cuando estés listo abre tus ojos.

Conoce cómo ser parte de una red global de constructores de paz.

"Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo"

Eduardo Galeano