fbpx

Meditación de amor y gratitud

Objetivo

A partir de la meditación hacer un ejercicio de gratitud y amor con las personas que queremos y que hacen parte de nuestros presente o pasado.

20 minutos

Concentración, respiración, espacio cómodo, cuerpo y mente dispuestos.

Paso a paso

1. Manteniendo los ojos cerrados, piensa en una persona cercana que te ama mucho. Podría ser alguien del pasado o del presente; alguien que esté todavía en tu vida o que haya pasado por ella. Podría ser un maestro o guía espiritual. 

2. Imagina a esa persona de pie a tu lado derecho, envíale tu amor. Esa persona te está deseando seguridad, bienestar, amor y felicidad. Siente los cálidos deseos y el amor que viene de esa persona hacia ti.

3. Ahora trae a la mente a otra persona que te aprecia profundamente. Imagina a esa persona parada en tu lado izquierdo, enviándote deseos para que estés bien, tengas salud y felicidad. Siente la bondad y el calor que te viene de esa persona. 

4. Ahora imagina que estás rodeado por todos lados por todas las personas que te aman y te han amado. Imagina a todos tus amigos y seres queridos que te rodean. Están parados enviando deseos para que seas feliz, estés bien y tengas salud.

5. Disfruta de los cálidos deseos y el amor que provienen de todos lados. Estás lleno de calidez y amor.

6. Enviando cariño y amabilidad a los seres queridos. Ahora trae tu conciencia de vuelta a la persona que está parada en tu lado derecho. Comienza a enviarle amor a esa persona. Tú y esta persona son similares. Al igual que tú, esta persona desea ser feliz. Envíale todo tu amor y cálidos deseos a esa persona. 

7. Repite las siguientes frases, en silencio: 

Que vivas con facilidad, que seas feliz, que estés libre de dolor. 

Que vivas con facilidad, que seas feliz, que estés libre de dolor. 

Que vivas con facilidad, que seas feliz, que estés libre de dolor. 

8. Ahora concéntrate en la persona que está parada en tu lado izquierdo. Comienza a dirigir el amor dentro de ti a esa persona. Envía todo tu amor y calidez a esa persona. Esa persona y tú son iguales. Al igual que tú, esa persona desea tener una buena vida. Repite las siguientes frases, en silencio: 

Deseo que estés a salvo, que estés sano, que vivas con facilidad y felicidad. 

Deseo que estés a salvo, que estés sano, que vivas con facilidad y felicidad.

Deseo que estés a salvo, que estés sano, que vivas con facilidad y felicidad. Enviando amabilidad a las personas neutrales.

9. Ahora piensa en un conocido, alguien que no conoces muy bien y hacia quien no tienes ningún sentimiento  particular. Tú y esta persona son iguales en su deseo de tener una buena vida. Envía todos tus deseos de bienestar a esa persona repitiendo las siguientes frases, en silencio: 

Tal como deseo para mí, también deseo para ti que vivas con facilidad y felicidad. 

Tal como deseo para mí, también deseo para ti que vivas con facilidad y felicidad. 

Tal como deseo para mí, también deseo para ti que vivas con facilidad y felicidad. 

10. Ahora trae a la mente a otro conocido hacia quien te sientes neutral. Podría ser un vecino, un colega o alguien más que veas pero que no conozcas muy bien. Al igual que tú, esta persona desea experimentar la alegría y el bienestar en su vida. Envía todos tus buenos deseos a esa persona, repitiendo las siguientes frases, en silencio: Que seas feliz, que estés sano, que estés libre de todo dolor. 

Que seas feliz, que estés sano, que estés libre de todo dolor. 

Que seas feliz, que estés sano, que estés libre de todo dolor. 

Envía amabilidad a todos los seres vivos.

11. Ahora amplía tu conciencia e imagina el globo entero frente a ti. Envía cálidos deseos a todos los seres vivos del mundo, quienes, como tú, desean ser felices: 

Tal como deseo para mí, deseo que todos vivan con facilidad, felicidad y buena salud. 

Tal como deseo para mí, deseo que todos vivan con facilidad, felicidad y buena salud. 

Tal como deseo para mí, deseo que todos vivan con facilidad, felicidad y buena salud. 

Enviando amabilidad a la tierra

12. Amplía aún más tu conciencia e imagina el cielo, los mares, las montañas. Envía amor y cálidos deseos a la tierra que incondicionalmente nos da vida. Inspira profundamente y exhala. Y otra inspiración profunda y déjalo ir.

13. Observa el estado de su mente y cómo se siente después de esta meditación. Cuando estés listo, puedes abrir los ojos.