fbpx

Los cinco ritos tibetanos

Objetivo

Liberar toda la tensión acumulada en el cuerpo a través del yoga y la respiración consciente.

20 minutos

Concentrarte en la respiración adecuada.

Paso a paso

Los cinco ritos tibetanos son una serie de ejercicios que han existido durante 2.500 años y que practican regularmente los monjes tibetanos. Durante siglos fue una práctica secreta, a menudo se hablaba de ellos como “la fuente de la juventud” que explicaría la longevidad y el buen estado de salud de los monjes. Estos ejercicios cuidan la salud psicofísica de una manera simple pero efectiva.

El único requisito para hacer los cinco ritos tibetanos es concentrarte en la respiración adecuada. En cada ejercicio se realiza una inhalación y exhalación profunda y completa.

Es bueno imaginar que con cada inspiración nos inunda una sensación de placer y con cada espiración liberamos toda la tensión acumulada en el cuerpo. Al poco tiempo ya se nota el efecto positivo en la condición física y mental, al tiempo que notarás más energía en general.

Cada ejercicio lo puedes hacer entre 3 a 21 repeticiones según como se sienta tu cuerpo. 

1. Busca un lugar fresco y tranquilo donde puedas hacerte en el suelo.

2. El primer ejercicio se realiza de pie. Colocamos los brazos en cruz, miramos un punto fijo y damos vueltas hacia las manecillas del reloj. 

3. Nos acostamos en el suelo o colchoneta, levantamos la cabeza mirando hacia el pecho y levantamos las piernas hacia arriba, siendo consciente de tu respiración.

4. Luego de rodillas con las manos debajo de los glúteos, haz el ejercicio de tirar la cabeza hacia atrás y vuelve hacia delante.

5. Después nos sentamos con las piernas estiradas, las manos apoyadas y la columna recta, elevamos caderas y glúteos, y si nos sentimos bien seguimos el ejercicio. Uno tomamos aire, dos soltamos el aire y así sucesivamente. 

6. Para el siguiente paso nos colocamos en cuatro, estiramos los pies y levantamos las caderas como formando un triángulo, luego bajamos la cadera sin tocar el suelo, estiramos los brazos y alzamos la cabeza (los que saben de yoga pasamos de la figura de perro boca abajo a perro boca arriba), exhalamos cuando tenemos la cadera arriba e inhalamos cuando la cabeza está abajo.

7. Nos colocamos en la posición del niño con los brazos extendidos hacia delante y la cabeza mirando hacia el suelo, permanecemos así unos segundos y notamos cómo en vez de cansancio sentimos bienestar y plenitud.

NOTAS: 

Recuerda que la idea es hacer 21 repeticiones por cada ejercicio pero puedes ir eligiendo el número de acuerdo a tu capacidad y tiempo.   

Conoce en este video una guia completa y explicada:

AGRADECIMIENTOS: 

www.canalbienestar.com

www.youtube.com/watch?v=PaPxGBCvWDg