Conoce nuestros programas Corner

Navegacion principal

Me fui pa´ México

Foto
CandeloPor: Juan Esteban Velásquez. Activador de la RedAcciónDePaz, Medellín, Antioquia.

La RedAcciónDePaz, Red de Jóvenes Constructores de Paz, es un escenario de participación colectiva, en el que líderes jóvenes de Colombia se unen para trabajar por la construcción de paz.
 

Viajar siempre ha sido mi deseo constante, para aprender de otras realidades, pero sobretodo, para compartir mi experiencia y mi trabajo en la comuna 8, donde vivo. En el año 2017 se llevó a cabo en Córdoba (Argentina) el evento Shape Latam, uno de los eventos latinoamericanos realizados en la comunidad de Global Shapers del Foro Económico Mundial, una red de jóvenes que impulsa el diálogo, la acción y el cambio, a la cual pertenezco.

Luego de haber tocado muchas puertas para asistir allí -parece que para nadie era importante que un joven participara de un evento como estos-, encontré el apoyo de la Fundación Mi Sangre, quienes respaldaron mi proceso con la cobertura de los tiquetes aéreos, mientras Shape Latam se encargaba de mi estadía y alimentación.

Este viaje me permitió conocer personas fantásticas. Entre ellas, a Rafa Alonso Arenas, quien se acercó un poco a mi historia de vida y a lo que hacemos acá en Medellín y me dijo: “Oye carnal, quiero que estés en México”. Yo, la verdad, no le creí mucho, pero así fue. Se comunicó conmigo después de un año y me invitó a participar de un evento -del cual tampoco me dijo mucho- y, cuando la hora se acercaba, Rafa me contactó, nos entrevistamos y aumentó el interés en que yo participara del Foro Latinoamericano De Inversión De Impacto (FLII TALK).

Este foro es reconocido como el encuentro más grande de la región que busca fortalecer el emprendimiento social. Además allí se facilitan diálogos entre los principales actores del sector social, como: empresas sociales, fondos de inversión, medios de comunicación, ONG, entre otros.

La idea era que, durante el FLII TALK, hablara de posconflicto o la infancia desde la resiliencia. Me preguntaron que si yo tenía disponibilidad de tiempo y yo les dije que claro, que por supuesto -¿quién no quiere estar en un evento como estos?-. Era una gran oportunidad a nivel individual y grupal, pero les manifesté que económicamente no me daban los recursos, entonces propusieron: “¿Qué tal si te cubrimos los tiquetes aéreos y el alojamiento por un par de días?”. Sin pensarlo dos veces, ni saber de dónde sacaría el resto, dije que sí.

Empezó toda la misión. Era complicado pero no imposible. Vi que personas importantes de Latinoamérica iban a participar en el evento y que era la oportunidad de presentar nuestra Corporación Hip Hop Evolución y Arte a todos ellos, para intentar ampliar nuestro impacto. Pero aquí venía el primer reto: para llegar a hacerlo, debía realizar una medición para saber cuánto hemos hecho realmente, hasta dónde hemos llegado. Fue complicado, porque eso nadie te lo enseña. He participado de muchas capacitaciones públicas y privadas, pero nadie me había mostrado la importancia de estar midiendo nuestro impacto y, ese hecho en particular, me generó una pregunta: ¿Por qué en lugar de recibir siempre las mismas capacitaciones propuestas por las diferentes Secretarías –que en esencia siguen siendo lo mismo cada año- no brindan nuevas capacitaciones, rentables, para que procesos locales puedan seguir escalando?

Más allá de mis preguntas, logré hacer la medición de impacto gracias al apoyo de Carlos Jaramillo (Distilled Innovation) –que, de hecho, fue fundamental en muchos momentos claves de este proceso-, pero faltaba algo más: ¿cómo iba a juntar el dinero que me hacía falta? ¡Si no tenía ni siquiera los pasajes para trasladarme al aeropuerto! Además, yo necesitaba comer allá y moverme durante 10 días. Sin embargo, habiendo aprendido bastante del viaje pasado, me puse manos a la obra para conseguir recursos. Mandé a hacer varias camisetas con dinero prestado y creé carátulas de CD con cartones Duplex, que me habían sobrado de actividades con los chicos de nuestra organización, para vender las camisetas junto con mi trabajo musical y levantarme el dinero. La estrategia funcionó y, con ilusión, comencé a verme en México.

Cuando llegué al FLII TALK, estaba muy ansioso y expectante. Tardé dos días para poder conectarme con los participantes del evento. Gracias a la vida ¡en todos lados siempre hay un Shapers! Me encontré a Juan Camilo Ruiz, un compañero del Hub de Medellín, que me ayudó a relacionarme: me sentía chiquito en medio de gigantes.

Luego de irme juntando con los participantes, me di cuenta que los inversionistas que había por allí, buscaban organizaciones con ánimo de lucro que, además, tuvieran un impacto social importante. En esos momentos me desmotivé mucho. Llamé a uno de mis compañeros en Medellín y le dije: “Hey, no se ilusione mucho, porque esta gente está buscando proyectos sostenibles y nosotros no lo somos; pero aun así, voy a hacer lo que mejor sé hacer: amigos”.

Al final del segundo día logré cruzar palabras con el fundador del Foro, Rodrigo Villar, y me preguntó: “¿tú eres Candelo? Tenemos muchas expectativas contigo”. Y en el transcurso de la noche, muchas personas decían que ya habían escuchado mucho de mí y que estaban muy interesados en mi presentación. Al tercer día, me tocó el turno y todo el mundo se conectó bastante; tanto que, al finalizar, todos querían hablar conmigo, mientras otros me felicitaban.

Cuando me reunía con inversionistas, sabía que ellos no iban a invertir en mí, pero sí podían darme pautas sobre qué debía hacer para que ellos un día quisieran hacerlo; estaban interesados en replicar nuestra metodología en más lugares de Latinoamérica. Pensé: ¿qué tal si hubiera capacitaciones para los proyectos sociales y se formaran y proyectaran para ser autosostenibles? ¿Cómo mejorar la calidad de vida de estas personas que están enfocando su energía hacia la transformación del mundo? ¿Cuánto empleo se generaría? Estas dudas aún carecen de respuestas concretas, pero me traje luces: me traje estas preguntas para buscarles solución con mi grupo.

Desde la experiencia, me he dado cuenta que los procesos sociales brindamos soluciones que no siempre son sostenibles. ¿Cómo asumir ese reto de motivar la participación activa y efectiva de los jóvenes? En realidad, ellos ya participan, unos participan en grupos armados, otros deben de trabajar para sobrevivir, otros se van para el ejército porque no ven más opciones, unas chicas optan por ser amas de casas o dedicarse a la prostitución y no por facilismo, es que no hay ofertas que estimulen su ser, su creatividad. Estamos en un momento donde queremos sentirnos útiles para el mundo, sentir que aportamos en la construcción de un mundo mejor; pero las necesidades nos hacen alejar de ese deseo. Como el de generar empleo a los jóvenes en proyectos locales que están transformando sus territorios, donde ellos sientan que el trabajo es algo más, que es un espacio donde aportan su experiencia al cambio de paradigmas sociales.

Recordemos que somos humanos y, también, que la labor de un líder no es tan sólo llevar la batuta, sino potencializar las capacidades de las personas a su alrededor en la búsqueda de un objetivo común.

Video  FLII 2018

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

oyun sitesi tv izlemek ucuz elektronik sigara friv oyun bedava oyunlar