Caperucita verde

Érase una vez una  niña  con su cabello peinado a la mitad que solo generaba comentarios y burlas, con su cuerpo redondo y un poquito más grande de lo permitido. A ella le gustaba salir a caminar todas las mañanas por la calle de la Candelaria para deleitarse con el olor a buñuelo; asombrarse viendo la cantidad de palomas habitantes…

Ver más